Yo Blediano

viernes, 15 de junio de 2018

Tontería premiada

Tontería premiada

Adoquín, Sandio y Zote acostumbran a terminar su juerga sabatina en Queen M a altas horas de la madrugada oyendo música y teniendo un diálogo inspirado por los efluvios de la velada, efluvios que especialmente inspiran a Zote.
Con frecuencia amigos y conocidos su unen a su after como es el caso de hoy.

Adoquín - Hace años, Trapos, persona considerada muy gafe por los demás y sobre todo por ella misma vivió una pesadilla con su seiscientos. Resultaba que le fallaban los frenos en momentos críticos y se iba dando golpes cada dos por tres; el caso más grave ocurrió bajando una montaña con una carretera llena de curvas, fallaron los frenos y se salvó de despeñarse gracias a que se pudo estrellar contra otro coche que subía.

Babieca - Estaría muy contento el conductor al que se le tiró encima.

Adoquín - Al revisar el seiscientos varios mecánicos no pudieron encontrar ningún fallo con los frenos aunque el problema persistía; añadir que el coche tenía continuamente pequeñas averías: se fundía una bombilla, se jodía una ventana, una rueda perdía aire... Visto que los técnicos no resolvían el caso llevó el coche a bendecir y los problemas así terminaron. ¿Qué idea sacáis de esto?.

Estolidez - No creo en esta tontería del agua bendita ni tampoco en que uno sea gafe como si estuviese poseído.

Zote - Yo si creo en el mundo sobrenatural y en poderes espirituales que nos afectan; puede que Trapos sufriese un castigo por algo malo que había hecho o también podría tratarse de un karma de una vida anterior.

Pazguata - ¡Tontaina! ¿Cómo puedes creer estas chorradas?.

Adoquín - Sin exaltarse. El caso es que por lo visto el agua bendita funcionó, Trapos no mentía, y de que era gafe no hay ninguna duda, conocí su vida en gran parte.

Sandio - Son innumerables, millones, los casos de fenómenos inexplicables narrados por testigos y bastantes los conocemos directamente o incluso nos han pasado a nosotros mismos; yo tengo mis propias experiencias al respecto. No podemos pensar que todo se trate de un fraude o de ilusiones; resulta más lógico dudar de que el conocimiento humano sea completo, vamos, que no lo sabemos todo; lanzar la imaginación a especular en lugar de ponerse una venda en los ojos expande la mente; la tontería está en inventar respuestas a lo desconocido y todavía mayor idiotez el convertirlas en creencias o creer a los "maestros" que las inventan. Creo es buen tema hablar de la tontería.

Babieca - En esto de la tontería pienso es bien verdad lo de que uno ve la paja en el ojo ajeno y no ve la viga en el suyo.

Adoquín - Aplauso. Nos reímos y tenemos por especialmente tonto a quien se deja engañar mientras no vemos las tomaduras de pelo que nos creemos.

Zote - ¡Qué soberbia! Creéis saber más que los maestros espirituales iluminados.

Sandio - Mientras no demuestren lo contrario lo que dicen estos maestros son fantasías o disparates o frutos de travesuras de su imaginación y encima pretenden imponerlos como creencias indiscutibles para lograr sus fines supuestamente benignísimos; para tomar a los maestros en serio tendrían que empezar por aceptar las limitaciones tanto de su conocimiento como de su entendimiento y reconocer, al igual como hacen los sabios, que morirán siendo idiotas.

Estolidez - Vivimos con un mar interior de estupidez y rodeados por un océano de tonterías y tomaduras de pelo.

Pazguata - Pero toda tontería puede ser desenmascarada y superada y esto está al alcance de cualquiera; no se trata de una cuestión de inteligencia; muy inteligentes caen en idioteces.

Babieca - En último término la idiotez es invencible debido a nuestras limitaciones y que la convierten en la cualidad humana por excelencia; los animales, debido a sus propias limitaciones, no pueden ser idiotas.

Adoquín - Conozco el caso de un hombre al que consideraba inteligente y que se ahorró un dinero para cuando se jubilase. Me lo encuentré un día, ya jubilado, y me cuenta destrozado que un sobrino, al que más quería y en el que más confiaba, le había estafado sus ahorros, no me dió detalles de lo ocurrido pero si me dijo que tenía una gran depresión, más motivada por el engaño que por el dinero. No podía aceptar la traición de su sobrino. No volví a verlo durante un par de años y después reapareció y me lo encontraba continuamente; no me reconocía e iba haciendo cosas raras como que se le parase delante un autobús al que se subía sin saber adonde iba; evidentemente se le había ido la olla. ¿Creéis que fue víctima de su propia tontería al confiar tanto en su sobrino?.

Zote - De tonto nada, era una persona de buen corazón que por ayudar y confiar plenamente en un sobrino sin escrúpulos resulto estafado. Aquí hay un único culpable: el cabrón del sobrino.

Estolidez - No nos interesa estudiar ni las circunstancias ni la malignidad del sobrino. Este hombre cometió la tontería de cerrar los ojos y no ponerse ninguna precaución, con el agravante de no tratarse de un inexperto ni de una persona corta de luces. Que sientas gran afecto por alguien no tiene por que volverte idiota.

Babieca - Conozco también el caso de uno, que también a esa edad, se le fue la cabeza. Durante toda su vida había tenido ideas políticas radicales, lo que le costó no pocas discusiones e incluso dejarse de hablar con amigos. En una ocasión empezó a largarme una perorata y ante mi tibieza me soltó "yo tengo convicciones" dándome a entender que yo no las tenía. Como no me interesaba ponerme a discutir como pude cambié de tema. Con el tiempo al darse cuenta de que yo no iba a tirar leña al fuego dejó de hablarme del tema.
Acabó desengañándose de la política y fue para él como perder el norte, esto unido a otras cosas lo llevaron a una depresión y a hacer majaderías y a no regir bien.

Pazguata - Ay la ira, creo que es una emoción que para nada nos sirve; al igual que la inquina, no ofrecen ningún beneficio, sólo perjuicio emocional al que las experimenta.

Adoquín - Para quienes no saben manejar mejores opciones estas emociones son como sumideros por donde drenar las tensiones, las frustraciones, el aburrimiento, la heridas a la vanidad y los indeseables resultados de la imbecilidad.

Sandio - No nos desviemos. Los ejemplos de estos dos seres nos ilustran sobre el lado más oscuro, el más perjudicial de la tontería: que quiere ser premiada.
El acto inteligente toma en cuenta los riesgos y por tanto si algo sale mal está ya asumido y no causa mayores consecuencias; la tontería ignora el riesgo, solamente contempla el que todo pueda ir de maravilla y cuando no es así, lo que casi siempre ocurre, causa una debacle. Lo que más caro sale es el no querer pagar las facturas de los errores.

Adoquín - Se de una señora que perdió la fe religiosa al coger una enfermedad grave. No podía entender como a otros de vida, según ella, desordenada no les pasaba nada y a ella virtuosa sí. Lo interpretó como una traición.
Otro caso fue el de Alaronare; se enamoró perdidamente de un soldado; a todas luces la relación era imposible pero no quiso verlo; pilló una depresión que devino en vejez prematura y en dos años murió.

Estolidez - Esta señora, la de la fe, combatió una tontería con otra y probablemente se multiplicaron así su efectos adversos. Lo mismo hacen los rollos de superación y auto ayuda: combatir tonterías con otras tonterías. Por ejemplo, eso de que con voluntad y actitud puedes conseguir lo que quieras. ¿Qué pasa si veinte personas aplican estos principios para llegar a ser directores de la empresa en que trabajan? Pues puede que uno lo logre y diecinueve se frustren.

Sandio - Asumir que las cosas pueden no salir bien es la vacuna contra la peor catástrofe que nos pueden traer las idioteces. La tontería raramente es premiada.

EL CURSO DE BLOGGING REVOLUTION
La nueva estrategia que he creado para revolucionar la forma de conseguir clientes basada en mi experiencia. 
Todas las estrategias para triplicar tus ingresos están dentro de este video-curso. 
Lo que estabas anhelando para darte a conocer y poder vivir de lo que te apasiona.

Pincha en la imagen para ver esta y otras ofertas seleccionadas, juegos, bitcoin, subastas y más.

viernes, 8 de junio de 2018

El Punto en las Distancias

El Punto en las Distancias

En su mansión celebra su cumpleaños Irlacol y para la ocasión Aleioga ha preparado una torta con la que agasajar a los invitados. Entre ellos se encuentra Momo, quien como sabemos recibió de Toroldo la revelación del Punto como se narra en el eBook y libro 6969: Delenda est Imbecillitas! - 6969 Delenda est Imbecillitas. También se encuentra presenta su declarado oponente Tripomes, con lo cual un interesante diálogo está servido.

Tripomes - Muy buena la torta Aleioga, menos mal que Teterina no ha podido venir, está a dieta, no la hubiese podido probar y los ojos se le hubiesen ido.

Plumeral - Ya veo que Teterina sigue con sus majaderías. Lo único sensato que hace, y no se si es consciente de ello, es no comer más de lo necesario y gracias a lo cual está la mar de bien. Todo lo demás está de sobra, como buen amigo dile que se deje de rollos.

Tripomes - Te estás dejando envenenar por Momo y su falso profeta Toroldo, enemigo de la espiritualidad y de los buenos sentimientos. Tú no eres así Plumeral, eres una persona sensible.

Momo - Ni Toroldo ni yo somos afectos o desafectos de nada, ni enemigos de nadie, cada cual hace lo que quiere o lo que puede o lo que le da de si la romana. No seas poma empeñándote en un enfrentamiento que ni nos va ni nos viene, que nos importa un bledo. Queremos evitar caer en el placer de la simpliforia ya sea convirtiendo adeptos o señalando adversarios.

Letalis - Con lo que dices demuestras que no tenéis sentimientos.

Irlacol - Leí en el relato de Momo acerca de un personaje, Trapos, que tenía como mantra "ni tan cerca que te quemes, ni tan lejos que te hieles". Los sentimientos, como todo, tienen que estar en su Punto, manteniendo las necesarias distancias. Incluso la sensibilidad a la belleza y a la armonía, la suprema sensibilidad ya que se trata de sintonizar con lenguajes del Cosmos.

Cuelbrasi - Otro envenenado por Momo. No creo que uno tenga que medir los buenos sentimientos hacia las personas, el amor por ejemplo.

Momo - Con decir cosas que suenen bien ya lo tenéis toda resuelto. Santa simplicidad. Según como se apliquen los supuestos bellos sentimientos pueden ser una afrenta y un incordio para quien los recibe y una indignidad para quien los profesa.

Aleioga - Tus ideas me vienen de nuevo, explícate para poderme hacer un juicio.

Plumeral - Cuelbrasi anhela siempre tener pareja y no puede estar con la plaza vacía y por tanto busca en quien colgar un enamoramiento.

Momo - Está en nuestra naturaleza que ante las situaciones se nos despierten emociones y sentimientos, un efecto perverso de este hecho se da en quien usa a los demás para generarse un chute emocional a costa de sus desgracias, a esto llaman buenos sentimientos, tener buen corazón.

Tripomes - ¡Qué malignidad! Yo no disfruto con las desgracias ajenas, todo lo contrario, me hacen sufrir hasta llorar.

Plumeral - Nadie dice que disfrutes. El sufrir también produce un chute, que es lo que se busca. Quien se enfrenta a desgracias necesita en todo caso apoyo, ningún bien le causan los sentimientos conmiserativos y para nada quiere provocarlos, a no ser que con ello a su vez se produzca un chute.

Aleioga - Y de las intenciones, que tienes que decir Momo de las intenciones. Considero positivas las buenas intenciones.

Momo - Sin acción que las ejecute las intenciones, buenas o malas, son simples anhelos que nada importan. La buena intención no necesariamente implica un buen resultado, los resultados son producto de la eficiencia y la eficacia. Recordemos el dicho "el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones". Las buenas intenciones vemos con harta frecuencia que son una excusa para la inacción "si pudiese haría tal", "es porque no puedo, porque sino...".
Las buenas intenciones sobre uno mismo suelen acabar en frustración por no cumplirse. Esta frustración debilita ya que mina la auto estima y por tanto también la fuerza. El propósito es lo que cuenta, haciéndolo más fuerte también uno se hace más fuerte, superando las debilidades y fallos en su consecución también se incrementa la fuerza.

Irlacol - El arte de las relaciones implica practicar una indiferencia educada. Respetar y dejar al prójimo en paz. Con quienes tienes trato debes en primer lugar darte el trabajo de conocerlos, de saber como son, y de acuerdo a ello, en segundo lugar saber mantener las adecuadas distancias, la confianza y el afecto no implican tener que cruzar líneas rojas. Soy consciente de que fallo en esto cuando me enamoro, me cuelgo irremediablemente.

Aleioga - Cuando te enamoras yo creo que lo darías todo por la persona que amas.

Cuelbrasi - Por fin alguien dice algo sensato. El estar enamorado es lo más bonito del mundo.

Momo - Ya estamos otra vez con bonitas palabras que no dicen nada. Es claro que el enamoramiento puede producir gran placer, pero qué pasa si el objeto del enamoramiento no está por la labor o desea una relación no tan apasionada o no como tú la quieres. ¿Lo seguirías dando todo?. Si mañana conozco a una persona y empiezo a hacerle caso porque me genera deseo o enamoramiento y ella me corresponde sólo por simpatía o amistad, no creo que le haga mucha gracia descubrir que su relación nada me importa, que la uso para montarme mi película, que nuestras conversaciones son de relleno, y que yo sólo voy a lo que voy.

Plumeral - Es corriente confundir las ganas con la realidad. Los demás actúan de acuerdo a su deseo, no de acuerdo al nuestro, a no ser que se corresponda con el suyo. Lo elegante y que mejores resultados produce consiste en plantar en el otro la semilla del deseo y regarla lo justo y necesario y atenernos dignamente a lo que venga. Mantener una respetuosa distancia hará que se nos respete, con lo que nuestra posición mejora y más importante: evitando ridiculeces nos respetamos a nosotros mismos. Si cruzas líneas rojas se te verá como un pelele y como tal se te tratará.

Tripomes - Estáis equivocados en todo lo que decís. Confío en que algún día descubriréis que lo único que importa en la vida son la espiritualidad y los buenos sentimientos como el amor, la compasión, la lástima, la humildad...

Letalis - ¡Preciosas palabras! Oh! la espiritualidad... a la lista de virtudes añadiría el arrepentimiento y la piedad, pero ¡como son muchos importantes que predican estas verdades!

Irlacol - Personas sensatas que dicen lo que tienen que decir y por eso predican lo que no creen. Es una bendición que quienes manejan el poder no sean una pandilla de lunáticos.

Momo - Ya dije lo que tenía que decir sobre los sentimientos. Os he oído ya explicar en otras ocasiones vuestras ideas espirituales: son fantasías sin ningún fundamento que si fueséis capaz de desvestirlas de su solemnidad os aparecerían como las extravagancias que son. El cabal no necesita de creencias absurdas en que sostenerse, se apoya en su discurrir y pienso que su fuerza se puede medir por la distancia en que sitúa las barreras que no se atreverá a pasar. Quien no se atreve a discernir zanja los interrogantes poniéndoles nombres que realmente no dicen nada y que se harían un galimatías si tuviesen que explicarlos. Qué imposible resulta a una gran mayoría decir no lo se.

Plumeral - Quien en su trabajo no sabe mostrar un grado de indiferencia y distanciamiento nunca será un buen profesional y sufrirá además enorme estrés ya que su labor le resultará penosa. El profesional sabe estar imperturbable y eficiente en su lugar y no se deja arrastrar ni involucrar por lo que hacen o dejan de hacer los demás, ya sean sus jefes, colegas o clientes.

Irlacol - No es posible vivir con satisfacción si no se sabe actuar con el Punto correcto de indiferencia y distancia.


EL CENTRO DE CAPACITACIÓN ONLINE DONDE DESCUBRIRÁS CÓMO GANAR DINERO CON EL FÚTBOL
Academia de Apuestas es un entenamiento nunca antes visto en español donde te guiaremos para que empieces a realizar inversiones deportivas basado en la información disponible para cada evento y ya no sigas adivinando cual es el equipo que ganará el partido.

Pincha en la imagen para ver esta y otras ofertas seleccionadas, juegos, bitcoin, subastas y más.