La Iluminación 6969

martes, 7 de julio de 2015

Toroldo Fan Club


Encuentros entre interesados en compartir y profundizar las comunicaciones de Toroldo desde el año 6969
Conviértete en Necoro: interpretador y difusor de Toroldo, organizador de grupos, encuentros, talleres, dar charlas...y más

Toroldo Fan Club

viernes, 3 de julio de 2015

El elixir que cambió e! mundo


En el futuro se ha descubierto como usar los poderes paranormales , telepatía, adivinación, clarividencia y demás que hasta día de hoy solamente personas especialmente dotadas han podido experimentar.
Gracias a estos poderes Toroldo se puede comunicar con nosotros desde el año 6969 que así nos beneficiamos de esta manera de extraordinarios conocimientos.
La historia de hoy supera todo lo imaginable, aquí teneis su génesis y su posteridad.
Al mismo tiempo que Momo expandía su revelación por el mundo el Dr. Von Dumme, quien consideraba personaje ilustre a Juana Coñac, seguía en su empeño de crear una droga sin efectos secundarios que permitiese, a quien a ello se sintiese llamado, vivir en la beodez. En honor a Momo la droga la llamó Moma aunque a nivel popular se la llamaba Boba debido a la sutilísima facción que mostraban sus consumidores.
Vayamos a la fantástica descripción de los hechos.
Durante treinta años el Dr. Von Dumme recorrió el mundo buscando cualquier pista o conocimiento arcaico que le llevase a realizar su descubrimiento.
Estuvo en la India hablando con gurús y sabios sin ningún resultado. Recorrió África en donde los brujos le dieron a probar toda clase de preparados y los efectos de uno de ellos le hizo creer durante un año que era un asno.
Chamanes de Ámerica compartieron con él saberes que se perdían en la noche de los tiempos pero nada tenía que ver con lo que buscaba y decidió tirar la toalla.
Decidido a regresar a su casa quiso comprar unos recuerdos y así se enteró de que en un pueblo cercano hacían unas preciosas artesanías a 1€ y además en la fonda preparaban el mejor mondongo con patica, su plato preferido.
Un tren iba por la mañana y regresaba por la tarde, "maravillosa excursión que me aliviará de mi fracasó" pensó.
Al bajar del tren se topó con un viejo indio de edad indescifrable que le dijo "te estaba esperando, yo tengo lo que buscas". La Profecía se cumplía pues había predecido que en el día de los Inocentes de aquel año llegaría al pueblo un extranjero vestido de turista hortera: él era El Elegido.
Ya ambos en la tasca degustando el mejor mondongo con patica del mundo el indio habló "soy un hechicero de la Más Antigua Tradición y en poder del secreto transmitido durante milenios de hechicero en hechicero del que será el Elixir Que Cambiará El Mundo. El tiempo ha llegado y tú eres El Elegido que tendrá que encontrar a la Entidad No Humana que descifrará lo nunca descifrado. La Fuerza te ha traído hoy aquí y algo extraordinario me confirmará esta certeza".
El Dr. Von Dumme se sobresaltó pero vanidoso que era se sintió halago de pensar que la Fuerza del Universo a la que los antiguos egipcios llamaban Ptah y que se encarnaba en el Buey Apis lo había elegido como palanca del Nuevo Orden.
Le dijo al brujo que él sólo buscaba la fórmula para estar beodo sin efectos secundarios a lo que el indio replicó "es lo que tú buscas y mucho más"
Terminada la comida se dirigieron a la casa del hechicero que le dijo "se trata de tres plantas corrientes, las tengo mezcladas con otras para que nadie pueda establecer una relación. Las he probado en toda combinación imaginable, como hicieron mis antecesores, sin ningún resultado, sólo la Entidad No Humana que tú encontrarás conoce el arcano"
Al serle mostradas las plantas al Dr. Von Dumme se le puso una cara tan tan tonta que al indio no le cupo duda de aquella era la señal extraordinaria que confirmaba la Profecía.
El Dr. Von Dumme no podía salir de su atontamiento. Treinta años de viajes, penalidades y sinsabores y una de aquellas plantas la tenía en la mesita de su habitación encima de un tapetito de ganchillo que él mismo había hecho y la misión de la planta era ahuyentar mosquitos. Otra planta la tenía en el baño por su aroma y la tercera era una que le salía en el patio y la arrancaba y le volvía a salir.
Ya en su casa experimentó durante meses con las plantas sin resultado alguno.
El Dr. Von Dumme era patoso compulsivo y estando un día en el bar de la esquina llevando su café a una mesa se lo tiró encima a un hombre que en lugar de enfadarse le dijo "no sabe cuanto se lo agradezco, llevaba tiempo buscando una respuesta y este suceso me la ha resuelto. Todas las respuestas están delante de nosotros, sólo hay que saberlas ver y para ello no hace falta ni disfrazarse ni hacer cosas raras, su café me ha aportado la solución como podría haber sido cualquier otra cosa"
En este momento al Dr. Von Dumme se le puso la cara más super super tonta que se le había puesto en la vida y a aquel hombre no le cupo duda de que estaba contemplando un prodigio.
Beodita, su gatita, no era como había pensado por su cara beoda un avatar de Juana Coñac, o no sólo eso, su beodez se debía a que lamía las plantas. Ella había descifrado el secreto milenario de los Hechiceros de la Más Antigua Tradición.
Estuvo observándola durante meses día y noche y finalmente también él ¡Eureka! conoció el secreto: Beodita lamía una planta tres veces, seis veces otra y nueve veces la tercera.
El Dr. Von Dumme fue colmado de honores, el Front d'Alliberament Beodo le concedió la Copa de Coñac Premium de Oro, que sólo se había concedido In Memorian a Juana Coñac. El Frente de Liberación Vegetal le concedió la Hoja de María de Oro con Diamantes, que sólo tenía hasta ese momento La Gran Porrera.
Pero la llegada del Elixir Que Cambiaría El Mundo se hizo esperar y se resolvió de manera fortuita. Una beoda víctima de triscaidecafobia que tomaba café verde para adelgazar lo mezcló con una infusión de Moma y la tomó al tiempo que decía "fobia fuera" y la fobia desapareció.
Así se descubrió que mezclando Moma con otras sustancias y diciendo la palabra adecuada el preparado se impregnaba de ella y así se podía controlar toda emoción o sentimiento.
El aburrimiento desapareció del mundo y el Punto se impuso. La persona se convirtió en dueña de sus emociones y sentimientos y como todas las estructuras de poder se habían basado históricamente en la manipulación de temores, emociones y sentimientos se desmoronaron. El Punto y Moma crearon un nuevo mundo.

miércoles, 1 de julio de 2015

Punctum Redemptoris


La aparición del principio del Punto resultó en la mayor revolución de la historia y marcó, debido a una concatenación de circunstancias, el fin de la Era KK después de una serie de enfrentamientos que pasamos a relatar gracias a la valiosísima información proporcionada como siempre por Toroldo.

La leyenda sitúa el origen de El Punto en un suceso con tintes milagrosos.

"Encontrándose Momo en una orgía en un cuarto oscuro, su afición predilecta, oyó una voz que le decía: Punctum Redemptoris y recibió repentinamente la revelación, en el mismo momento notó que su pie estaba pisando algo y al cogerlo vió que se trataba de un rotulador, se dirigió a la pared y escribió la revelación, que todos los presentes, sin dejar la labor en que estaban ocupados, pudieron leer ya que la tinta era fluorescente.
No solamente leyeron todos lo escrito sino que pareció que habían sido poseídos por el espíritu del Punto y a partir de este momento sus vidas sufrieron una transformación"

La nueva vida de estas personas fue rápidamente advertida por su entorno ya que dejaron a un lado los dogmas KK y aunque muchas de sus amistades y relaciones dejaron de hablarles hubo otros que empezaron a seguir su ejemplo.
Según los seguidores del Punto aumentaron, la brecha e incomunicación con el universo KK se fue haciendo mayor.
Los KK llegaron a decir que los PTs, así los llamaban, tenían pactos diabólicos ya que no podían entender que sin pasarse la vida haciendo y hablando de dietas estuvieran en su peso. Se decía que mujeres PTs de vida airada fumaban en público, no iban al gimnasio ni corrían ni caminaban de manera rara y hasta descaradamente comían bocadillos de sobradada ¡y no engordaban!
Un calificado de extremista PTs hasta llegó a decir que iba a cumplir 40 años y que no le importaba aparentarlos ¡y parecía que decía la verdad!
La inacabable urdimbre de negocios que florecían a la sombra de KK se alarmaron ante sus pérdidas. Caían las ventas de dietéticos, vigoréxicos y medicamentos, las llamadas telefónicas apenas duraban dos minutos, gimnasios cerraban, los botellines de agua languidecían en las estanterías, muchos psicólogos fueron al paro, los viajes a la India fueron sustituídos por estancias en Benidorm... y empezaron a levantarse voces pidiendo la ilegalización del Punto.

Momo por su parte profundizaba en los arcanos del Punto.
Descubrió que en el pasado hubo precursores. La Trapos, cuya filosofía era "ni tan cerca que te quemes, ni tan lejos que te hieles". Sa Bruta que decía "tot entreten". La frase de origen anónimo "uno tiene que saber estar en su lugar" y la sapientísima abuela que cuando algo no resultaba decía "no debía convenir".
Y también supo que los enemigos históricos del Punto deliberadamente lo confundían con la moderación, la templanza, el conformismo, la humildad, la resignación y demás supuestas virtudes de esta índole.

Otro prodigio resultó en que Momo quedó conectado telepáticamente con los presentes en el Instante del cuarto oscuro y así los iluminó con esta frase "El Punto no es una posición, es una acción en movimiento hacia lo óptimo".

Y aquí teneis la revelación escrita en la pared con el fortuito rotulador:

Si preparas un plato su Punto óptimo resulta de poner los ingredientes en sus justas y exactas proporciones y cocinarlo también exactamente como se debe. Tanto los ingredientes como su preparación se deben ajustar al Punto óptimo de cada persona.
Este principio es aplicable a toda acción que se lleve a cabo.
El Punto también debe de estar en su Punto.

El Punto nunca hubiese prosperado porque en su simplicidad tenía su punto débil insalvable: los apóstatas de KK, salvo contadísimas excepciones, se encontraban con una vida mortalmente aburrida... y ahí ocurrió el milagro, en su búsqueda del elixir de la beodez, sin pretenderlo, el Dr. Von Dumme halló la solución.
Será el tema del próximo capítulo.