La Iluminación 6969

miércoles, 1 de julio de 2015

Punctum Redemptoris


La aparición del principio del Punto resultó en la mayor revolución de la historia y marcó, debido a una concatenación de circunstancias, el fin de la Era KK después de una serie de enfrentamientos que pasamos a relatar gracias a la valiosísima información proporcionada como siempre por Toroldo.

La leyenda sitúa el origen de El Punto en un suceso con tintes milagrosos.

"Encontrándose Momo en una orgía en un cuarto oscuro, su afición predilecta, oyó una voz que le decía: Punctum Redemptoris y recibió repentinamente la revelación, en el mismo momento notó que su pie estaba pisando algo y al cogerlo vió que se trataba de un rotulador, se dirigió a la pared y escribió la revelación, que todos los presentes, sin dejar la labor en que estaban ocupados, pudieron leer ya que la tinta era fluorescente.
No solamente leyeron todos lo escrito sino que pareció que habían sido poseídos por el espíritu del Punto y a partir de este momento sus vidas sufrieron una transformación"

La nueva vida de estas personas fue rápidamente advertida por su entorno ya que dejaron a un lado los dogmas KK y aunque muchas de sus amistades y relaciones dejaron de hablarles hubo otros que empezaron a seguir su ejemplo.
Según los seguidores del Punto aumentaron, la brecha e incomunicación con el universo KK se fue haciendo mayor.
Los KK llegaron a decir que los PTs, así los llamaban, tenían pactos diabólicos ya que no podían entender que sin pasarse la vida haciendo y hablando de dietas estuvieran en su peso. Se decía que mujeres PTs de vida airada fumaban en público, no iban al gimnasio ni corrían ni caminaban de manera rara y hasta descaradamente comían bocadillos de sobradada ¡y no engordaban!
Un calificado de extremista PTs hasta llegó a decir que iba a cumplir 40 años y que no le importaba aparentarlos ¡y parecía que decía la verdad!
La inacabable urdimbre de negocios que florecían a la sombra de KK se alarmaron ante sus pérdidas. Caían las ventas de dietéticos, vigoréxicos y medicamentos, las llamadas telefónicas apenas duraban dos minutos, gimnasios cerraban, los botellines de agua languidecían en las estanterías, muchos psicólogos fueron al paro, los viajes a la India fueron sustituídos por estancias en Benidorm... y empezaron a levantarse voces pidiendo la ilegalización del Punto.

Momo por su parte profundizaba en los arcanos del Punto.
Descubrió que en el pasado hubo precursores. La Trapos, cuya filosofía era "ni tan cerca que te quemes, ni tan lejos que te hieles". Sa Bruta que decía "tot entreten". La frase de origen anónimo "uno tiene que saber estar en su lugar" y la sapientísima abuela que cuando algo no resultaba decía "no debía convenir".
Y también supo que los enemigos históricos del Punto deliberadamente lo confundían con la moderación, la templanza, el conformismo, la humildad, la resignación y demás supuestas virtudes de esta índole.

Otro prodigio resultó en que Momo quedó conectado telepáticamente con los presentes en el Instante del cuarto oscuro y así los iluminó con esta frase "El Punto no es una posición, es una acción en movimiento hacia lo óptimo".

Y aquí teneis la revelación escrita en la pared con el fortuito rotulador:

Si preparas un plato su Punto óptimo resulta de poner los ingredientes en sus justas y exactas proporciones y cocinarlo también exactamente como se debe. Tanto los ingredientes como su preparación se deben ajustar al Punto óptimo de cada persona.
Este principio es aplicable a toda acción que se lleve a cabo.
El Punto también debe de estar en su Punto.

El Punto nunca hubiese prosperado porque en su simplicidad tenía su punto débil insalvable: los apóstatas de KK, salvo contadísimas excepciones, se encontraban con una vida mortalmente aburrida... y ahí ocurrió el milagro, en su búsqueda del elixir de la beodez, sin pretenderlo, el Dr. Von Dumme halló la solución.
Será el tema del próximo capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario