La Iluminación 6969

martes, 27 de diciembre de 2016

Cómo Ser Liti Püttys - Relato

Cómo Ser Liti Püttys

El Libro Definitivo del Planteta y de parte de Venus y Marte!

La arcaica festividad del Nacimiento del Sol me ha traído una perla, ponerme delante el libro Cómo ser Bill Murray. No he podido resistirme a apropiarme del espíritu de su portada y agregarle una narración. Ni siquiera hojeé el libro ya que mi instinto me dijo que nada podía haber en su contenido que superase a su portada ni a su otra genialidad: su tamaño. A partir del titulo sería incapaz de escribir más de tres páginas por muy extraordinario o edificante que resultase el protagonista a no ser que se tratase de una biografía extensa en vivencias que creo no es el caso.
Como una inspiración con frecuencia trae otra se me resolvió el mismo día mi promesa del faisán del próximo 2017: será para mí el Año de la Banalidad, un año para saborear el placer de lo ligero o inútil. Nada de pensamientos, planteamientos ni conversaciones profundos, conversaciones que las más de las veces son interpretadas y confundidas con intentos de evangelización, de imposición de las verdades propias a los demás o resultan simple tabarra.
Un año entregado al espíritu del Aire, omnipresente, ligero e invisible aunque cuando poseído por Eolo hace llegar a nuestros oídos las sonatas de la Flauta de Pan.

El personaje, que no persona, de la narración es Liti Püttys, que se presentará con distintos avatares que mostrarán las aristas y facetas que hacen única, que divinizan a la persona.
Los hechos que se narrarán se pretende que sean divertidos y reales, cosas de la vida, que para algunas personas pueden resultar escandalosos por lo que, para dichas personas, pueden resultar más idóneas otras lecturas. Nadie está obligado a leer lo que no va con él.

Cómo Ser Liti Püttys

El "maquillaje" de Vujerine

Estaba amaneciendo cuando Liti Püttys llegando al bar vio como se abría la puerta de la reja del pequeño patio que daba a la calle y por la que salió un joven un pelín entrado en carnes. Segundos después se asomó por la reja Vujerine y vio como llamaba al joven que se giró, hizo un ademán con la mano y siguió su camino.
Respondiendo al saludo y pregunta de Liti Püttys, Vujerine le dijo que quedaba poca gente en el bar, que la noche le había ido bien y que ya se disponía a irse y coger el autobús.
Haciendo gala de su habitual sentido de la caridad Liti Püttys le dijo que se lavase la cara antes de irse.
Vujerine enrojeció y preguntó, innecesariamente, si la tenía sucia.
Mírate en el espejo, le contestó Liti Püttys.
Todo el perímetro de su boquita más puntos de su cara, como marcados por una polvera, mostraban los restos de su ultima hazaña.
Gracias a Liti Püttys los pasajeros del autobús se ahorraron el shock de ver esta nueva modalidad de maquillaje con su "perfume" correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario