La Iluminación 6969

viernes, 31 de octubre de 2014

La noche del dios Bledo


Perra tocándose el coño, manifestación viviente del dios Bledo

A lo largo de la historia las festividades han cambiado de signo y significado.
Te proponemos que celebres la noche de Halloween dedicándola al dios Bledo.
Una fiesta orgiástica que esté a la altura de las grandes bacanales paganas del pasado y también haz estas plegarias:

Oh dios Bledo, haz que deje de vivir en la infancia buscando papás protectores y permíteme rasgar el velo de mis ojos y ver que les importo un bledo a los mandantes que me quieres hacer creer que se desviven por mi bienestar.

Oh dios Bledo, haz que me importe un bledo todo lo que está más allá de mi capacidad de acción y de influencia.

Oh dios Bledo, haz que la envidia me sea ajena y que sea un norte en mi vida este mantra:
" Si no vengo, comed lo que querais"

...Et In Pulverem Reverteris. La vida es un tiempo que nos ha sido dado y siguiendo el orden natural en que un animal se come a otro, nuestro alto destino es ser menú de gusanos, primer paso en la via que retornará nuestro cuerpo a la tierra de la que salió.
De este conocimiento podemos deducir que la vida NO importa ni un bledo y que al mismo tiempo debemos vivirla como SÍ importase un bledo.
Esta inextricable e indisoluble unión del NO y el SÍ -importa un bledo que importe un bledo- es el misterio teológico del dios Bledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario