La Iluminación 6969

sábado, 11 de marzo de 2017

CreATor Club

CreATor Club

Para los que buscan Acción y Diversión!

Definimos Club como la unión de tres o más individuos para la consecución de un fin común. El club no tiene actividad económica ni requiere de personalidad jurídica, caso contrario se trataría de una asociación, que también se forma con un mínimo de tres integrantes.
Lo que diferencia un club de un grupo de amigos es que el vínculo de unión se basa en un fin concreto y por lo general busca la incorporación de nuevos miembros que lo enriquezcan, hechos que de por si le confieren estructura.
Crear un club requiere de tres elementos: tres personas que compartan lo que será el objeto del club, un nombre y un símbolo que lo identifique.

CreATor Club es un relato de ficción en el que aparecerán personajes y situaciones relacionados con el Club A, el Toroldo Fan Club y grupos de Creatividad en Acción. Muchas de las menciones que aparecerán se pueden encontrar en los libros de Antroom.
Estos clubs existen como fórmula organizatiza, no como entes, explicada en respectivas páginas web, y de la que cualquier persona se puede beneficiar.
El Club A consiste en un sistema de encuentros diarios temáticos. El Toroldo Fan Club une a personas interesadas en los mensajes de Toroldo y Creatividad en Acción va dirigido a personas que quieran formar un grupo tal.
Los emblemas de estos Clubs son símbolos arcaicos y que sus participantes e interesados lucen como complementos como fórmula para reconocerse en cualquier parte. Dichos emblemas han sido escogidos por su carga simbólica ancestral.
El emblema del Club A es el Ankh, importante símbolo del antiguo Egipto. El Toroldo Fan Club se identifica con el Algiz, la runa Z y el Martillo de Thor, símbolo de la fuerza y la determinación, resulta de lo más adecuado para Creatividad en Acción.

Los negocios y personas relacionadas con ellos que aparezcan en el relato pueden ser reales, aunque las situaciones serán de ficción y todo parecido con la realidad pura coincidencia.
En el relato también se darán ideas, que se pretenden útiles y que se pueden llevar a la práctica o servir de inspiración para desarrollar ideas o proyectos.
© Carons 2017

CreATor Club

- Ya voy preparando. Hasta ahora. Y Publicola cuelga.
Canuto le acaba de decir que van a ser tres. Que se ha agregado Jili Poleli y le ha aleccionado sobre un pequeño teatro que debe hacer.
Resulta que Jili Poleli lleva, según dice, varios meses de dieta rigurosa y va diciendo que según adelgaza va pareciendo más joven y se trata de seguirle el rollo.
Canuto va a sacar oportunamente el tema de la edad y haciendo un poco de cuento, ay no sé, las edades se me dan muy mal..., Publicola le dirá que le hace sobre veintitrés años. Jili Poleli tiene treinta y seis.

El sábado anterior se había encontrado de madrugada con Canuto, al que hacía tiempo que no veía, en el Tragoloco y después de este explicarle a que se dedicaba lo invitó a cenar el siguiente martes en su restaurante Can Perdiuota para ver si le daba alguna idea para animar las noches flojas de la semana.
En principio la cena, en plan fiestita privada, era para tres. Canuto iría acompañado de la que denominó su follamiga Camella de María que también podía aportar a las inquietudes del empresario.
Follamiga era un concepto nuevo para Publicola que tras una breve explicación concluyó que se trataba de lo antes se llamaba un lío, una querida y según creía en la antigüedad, concubina.

Publicola es persona inquieta y creativa, siempre cavilando como innovar y expandir. Su lema es "detenerse es morir" desde que hace años en una madrugada de vino y rosas alguien dijo "siempre hay que ir a más, sea lo que sea que uno haga o a lo que se dedique; en lo material o en lo intelectual".
Su nombre, un apodo, lo debe a su adicción a la cola. A igual que es común pasearse con una botella de agua, él pasea, cual publicidad andante, una botella de cola de dos litros. Últimamente se ha pasado a Figapacola Macho, una versión energética de figapacola que lleva epimedium y maca, que entre otras propiedades hace que la cosa se ponga tiesa cuando debe ponerse tiesa.

La noche del martes ha estado muerta. a las diez sólo había entrado en el local un medio rollo suyo para pedir una hamburguesa para llevar, por lo que ha llamado a canuto para confirmar y decirle que ya pueden ir. en principio habían quedado a las doce pero visto el panorama pueden adelantar el encuentro.
A la media hora entra el trío por la puerta y se hacen las debidas presentaciones con falsos besos incluidos. publicola no conocía a los otros dos concurrentes que le parecen cuando menos peculiares.
Camella de María, a pesar de no ser ya una niña, parece un chico y Jili Poleli muestra una cara ancha que parece pegada, sin cuello, directamente a un cuerpo rechoncho y como desproporcionado.
¿Cómo sería antes de adelgazar? se pregunta para si mismo Publicola.

Sigue el relato en Antroom

No hay comentarios:

Publicar un comentario